Posteado por: water we wait | 16 marzo, 2012

Katima Mulilo – Maun, 508 km en 6 días

 

camaleón derrapando!...

A esta primera parte de la namibiana Caprivi Sprit, donde Katima Mulilo es el principal enclave, se le conoce como la isla, ya que está rodeada por los ríos Zambezi y Chobe, los cuales se unirán más adelante y  desencadenarán en  la famosa catarata de Vic Falls. A pesar de la espesa vegetación, las carreteras están inundadas por arena blanca, lo cual nos lo pone difícil en varias ocasiones. En Katima pasamos dos días y aprovechamos para descansar y comprar provisiones para los siguientes días, ya que entramos en una zona bastante remota y aislada. El Rio Zambezi, proveniente de Zambia luce por sí sólo enfrente nuestro, con su inmenso caudal en medio de este tórrido calor.

pueblos de camino..

El guarda del supermercado me comenta ante mi asombro que muchos jóvenes, las noches de los viernes y sábados, se acercan a la orilla a beber alcohol y bañarse.  Más tarde ya en el hostal y bajo una tremenda tormenta eléctrica, me los imagino allá, tentando a la suerte en un rio infestado de cocodrilos. Y es que hoy es viernes.

 

precaución elefantes en la carretera...

110km de paisaje monótono hasta llegar a Kongola. Jungla a ambos lados de la carretera. Apenas tráfico y otra vez un calor asfixiante. En nuestro último descanso antes de entrar al pueblo, mientras jugamos con las hormigas en la arena, se nos acerca un coche. – Son blancos!  Me dice Idoia, a lo mejor tenemos suerte.

Son Len y Jean. Nos invitan a su casa y aceptamos… cómo no! Tras esperar un rato en la gasolinera del pueblo, vemos el pick-up (coche con tráiler) amarillo.

Camino a casa de Len y Jean!

Subimos las bicis con todo el arsenal y nos adentramos en uno de los lugares más remotos que hemos estado en África, a unos 10km al norte de Kongola, ni más ni menos que en el vértice fronterizo de Angola, Namibia y Zambia. Por el camino arenoso observamos casas de adobe típicas africanas (huts), familias enteras sentadas bajo un árbol, niños dándose un chapuzón en unas pozas… Mil y una imágenes de película.

Pasamos dos noches en casa de esta familia. Len es africans y Jean es norteamericana, de Chicago. Pero para nosotros son auténticos bushmen (Bosquimanos).

charlando con Jean...

De los más de 12 años que llevan viviendo aquí, los primeros 6 los pasaron en una caravana, al estilo más salvaje. En medio de la jungla y al lado del rio, sin luz, ni electricidad… Más tarde, de la nada comenzaron a construir lo que hoy es su casa de campo, con sus habitaciones, y su jardín. Hoy, su propiedad de 1,5km de largo y 0,5 km de ancho, sigue siendo en su gran mayoría, espesa jungla. Vivir aquí, evidentemente para nosotros, requeriría un cambio de chip. A las noches tienen constantes visitas de hipopótamos al jardín.

huella de hipopotamo...

Los elefantes merodean por la zona y no los quieren ni ver porque son muy destructivos. Se encuentran con serpientes cada dos por tres, como pitones, cobras y la black mamba (Mamba Negra), esta última con veneno mortífero. El rio lo tenemos a 3 metros y los cocodrilos también conviven aquí. 2,3…4 de sus perros han sido devorados ya por ellos. Nos cuentan que su táctica es mover la cola salpicando agua y atrayendo a los perros, sobre todo a las noches. Os preguntareis, cómo pueden vivir aquí…Pues, tenéis que estar aquí para entenderlo. Será el ruido y la tranquilidad de la jungla, el croar de las ranas, la visita de miles pájaros, la paz, la armonía del rio…

Len prepara su pequeña barquita a motor. Son las 18:00h, comenzamos lentamente a surcar el rio Kwando.

paseo por el rio Kwando...

Sabemos que hay hipos, los hemos estado escuchando todo el día. El rio no es nada profundo, 2 metros máximo y tampoco demasiado ancho, unos 5 ó 6  metros lo más.  Hay una mezcla de adrenalina con un toque placentero. El marco es incomparable, agradable brisa, con el sol naranja y enorme metiéndose entre las hierbas altas que nos rodean. Como no podía ser de otra manera vemos hipos y Len acelera suavemente. Pero es que los vemos a dos metros, vemos sus burbujas bajo la barca y la cabeza gigante de uno de ellos emerge a nuestra derecha dejándonos sin respiración. Len acelera y la barca toca el fondo arenoso emitiendo toda clase de ruidos. Hay como 4 hipos juntos y por momentos no vemos sino emergentes burbujas redondas por todos lados…Son enormes. Por suerte las esquivamos y salimos de la zona a toda prisa… – “Estamos en Angola”, nos dice Len con una mueca de sonrisa… A la vuelta deberemos ir por el mismo tramo…

 

atardecer en el rio Kwando...

Jean nos llena las alforjas de comida. Huevos cocidos, sándwiches, avellanas, zumos, etc… Para ellos también ha sido una experiencia nueva estar con nosotros y, nosotros estamos encantados. Es sin duda, de las veces que más inmersos en las entrañas de África nos hemos sentido. No lo olvidaremos nunca. Gracias Len y Jean.

Gracias Len y Jean!

 

 

200km de reserva (Caprivi Game Park)nos esperan por delante. Nada más salir vemos un elefante. Aquí no hay vallas, pero nos han dicho que es muy difícil ver leones. Disfrutamos del día. Nos llueve ligeramente, lo cual es un lujo. Sabemos, por lo que nos dijo Samu, el guía que tuvimos en el Chobe, que a los leones no les gusta nada el tacto con la hierba mojada…Esperemos que nos les de por tirarse a la carretera… Apenas hay tráfico.

donde dormiremos?

Cada 10km hay área de descanso que consiste en un árbol con sombra, una mesa y suelo despejado y llano, ideal para acampar.

area de descanso...

Avanzamos tranquilos y esperamos acampar en el km110. Hacemos tiempo para evitar el calor.  Para nuestra sorpresa no hay área de descanso en el km110 y tampoco en el 120km y la noche se nos echa encima. Casi en plena oscuridad, debemos resignarnos y poner la tienda a 3 metros del arcén y en plena recta. Estamos de mala leche porque hemos tenido todo el día para buscar un sitio y al final acabamos así…No tenemos miedo de los animales, sino de cualquier coche que pare. Pero no hay mas remedio. Además hay luna llena y somos bastante visibles. Tenemos la carretera a un lado y la jungla al otro. A toda prisa nos lavamos con la ducha portátil ya en plena noche, cenamos y nos metemos en la tienda. Aquí dentro estaremos a salvo, al menos de los animales.

Pero la mala suerte continúa. Notamos incrédulos como el tráfico incrementa según discurre la noche. Durante el día a penas nos hemos cruzado con nadie y ahora sin embargo no dejan de pasar camiones uno tras otro. Nosotros, pegados al arcén, cada vez que pasa un camión, parece que nos pasa por encima. La tienda quiere salir volando y las luces nos pasan por encima como un tren.

a un lado de la carretera...

Para colmo, lo que era noche de luna llena y despejada, se convierte en otra tormenta infernal, con rayos, truenos y chaparrón. La puntilla… no hemos clavado las clavijas, con lo que la tienda se mojará al completo.

Cansados por no haber pegado ojo, pero felices de no haber tenido ningún problema a la noche (la tienda no se ha mojado por dentro), pedaleamos los 90km hasta Divundu, último pueblo namibiano antes de la frontera con Botswana. Vemos bastante pobreza en este pueblo. Hay muchos pueblos pobres en Caprivi Sprit que nos han  recordado a los pueblos indígenas de la costa caribeña de Panamá, pero la impresión es de limpieza y orden, dentro de sus posibilidades. Pero hay pueblos como Divundu que te dan mal rollo…Aun así, nos paramos en el mercado para tomar unas coca colas. El calor es insoportable y el reflejo de la blanca arena te hace daño en los ojos. Dos niños nos incomodan y fastidian el descanso pidiéndonos constantemente dinero delante de todo el mundo. Por suerte, estas situaciones no se repiten demasiado.

Como nos temíamos, los pocos hostales que hay son carísimos. Sí, están a la orilla del rio Okavango, pero nos fastidia que no haya un término intermedio. Y lo peor, están a 3,4 ó 5km de la carretera principal por un camino de arena, en el que no queda otra que empujar la bici.

Premio! después de 100km...

Esto a más de 40 grados no hace ninguna gracia. En fin, al menos hay internet en el bar….

Ya en Botswana, pedaleamos km y km por el mismo paisaje. Muy aburrido y monótono. No hay sombras y el calor asfixia. Pasamos por Shakawe, Sepupa, Gumare, donde por suerte encontramos alojamientos donde poder poner la tienda. En Gumare nos animamos a hacer autostop, la bici de Idoia tiene el manillar roto y además el paisaje es una tortura, nos para un camión enorme de la empresa de electricidad de Botswana…ahí nos vamos en tres horitas hasta Maún!

nos vamos a Maun!

En el camino, pensamos en la suerte que estamos teniendo. A medida que el sol se mete en el horizonte, llenamos los pulmones  de este aire envuelto de magia. Estamos sentados afuera en el inmenso tráiler, sintiendo la brisa, volando sobre la estepa africana. La luz de las primeras estrellas aparece y las familias en los pequeños pueblos se arremolinan en torno al fuego. Cae la noche. Las historias, las leyendas volverán a transmitirse una noche más, de los más ancianos a los más impúberes con el fuego como único testigo imperecedero. Los rayos comienzan a verse al fondo del oscuro horizonte. Una noche en cualquiera de estos pueblos, con la hoguera como única luz, rodeados de negras sombras, y con los rugidos y demás chasquidos perturbando los sueños de los más pequeños, requiere noche tras noche sin lugar a dudas, de fe y de un anhelo especial al nuevo día.

Paseo mañanero...


Responses

  1. Lo primero que pienso hacer cuando volváis es pasaros un USB (o varios..) para que me paséis todas las fotos!!

    Cuidaros en lo que os queda de aventura!
    Un abrazo!

  2. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Que valor con los hipos tan cerca,y viendo los “globitos”que hacian!!!!!!!!!Que horrorrrrrrrrrr.Aparte de miedo ,como habeis contado el recorrido…estupendooooooo sois unos fenómenos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: