Posteado por: water we wait | 8 marzo, 2012

Bulawayo – Ngoma (Frontera de Namibia), 94km en 1 día.

The ¨first class¨ train from Bulawayo to Vic Falls becomes an epic journey. 16,5hours to do 451km. No kitchen, no water, no lights, etc… Stars gazing through the windows are amazing.  Zimbabwean side to see the falls are nicer and wilder than Zambian side. But you will get wet.

It is an easy ride from Vic Falls to Kasane, but watch out for wildlife.  Chobe NP is just 5km away from Kasane, and we enjoy so much the Safari and overnight in Boga Campsite at Chobe NP. It is recommendable 100%. Cyclists are not allowed in the Kasane-Ngoma road. Katima Mulilo, 70km away from the Namibian border is the first town in Namibia with all facilities. 

 

Pasear por las calles de Bulawayo, Zimbabwe, se convierte en un desafío. A excepción de las primeras y últimas horas del día, el calor es abrasivo y buscar el lado de las calles con sombra es siempre lo primero. No recomendamos en absoluto andar en bici en estos meses de Diciembre, Enero y Febrero por estas latitudes.

El mercado de artesanías enfrente del hotel Selborne, donde nos alojamos, deja bastante que desear. Está prácticamente vacío. Parece que el personal tiene que pagar una serie de tasas y por eso la mayoría ha optado por echarse a la calle contigua con todo el arsenal y hacer la venta bajo los árboles. Así nos lo cuenta una de las vendedoras, mientras estudia y escribe en su cuaderno. Nos cuenta que viven en una situación muy difícil, sin trabajo y sin apenas poder vender nada. No tarda en decir que viven bajo la dictadura de Mugabe, que la están sufriendo y que sus votos los abren y los falsifican. Muchos países saben esto, pero es un hecho que no hacen nada.

Tras la charla con la señora de información de turismo, de las pocas blancas que vemos, volvemos a cambiar el chip y nos decidimos a coger el tren hasta el pueblo de Victoria Falls. Nos lo pone fácil, ya que es first class (primera clase) y tan sólo cuesta 12USD. De esta manera, tras unos recados, montamos el equipo en las bicis y pedaleamos hasta la estación. Dejamos las bicis en el último vagón para el equipaje, compramos unos pollos con patatas para llevar y nos plantamos enfrente del vagón con las 10 alforjas. No parece de primera clase… Amasijo de hierros, oxidado, viejo y bastante tenebroso, pero bueno, al entrar, al menos tenemos un camarote para nosotros dos. Es minúsculo, y con las alforjas dentro, apenas tenemos espacio para movernos, pero al menos, es para dos y no entra nadie más. El pasillo que recorre cada vagón no llega al medio metro de ancho, y las ventanillas pueden bajarse al completo.

Tren de primera clase..

Dan las 7:30h pm, hora de salida. Evidentemente no sale puntual, pero lo que nos extraña es que aún no hayan puesto las luces. Estamos completamente a oscuras. Ya nos hemos dado cuenta que no hay agua, y de que los baños son lo más parecido a las minas de Potosí. Tampoco hay basureros, con lo que entendemos el gran tamaño de las ventanas. Bien, el tren por fin sale. Comienzan los ruidos estridentes y chirriantes. No hay y no habrá luces en todo el trayecto. Salir al pasillo se convierte en una aventura de riesgo y no digamos ir al baño…Para esto tenemos que atravesar la unión de vagones, cual puente colgante y ahí no acaba, si te confundes de puerta, directamente estás fuera del tren. No hay pestillos ni para el baño ni para las puertas de salida, que se abren y cierran constantemente con las curvas.

Todo esto, más las 16 horas y media que tardamos en hacer los 451km, lo convierten en un viaje épico y a las Victoria Falls, en la Tierra Prometida. Una de las grandes ventajas de ir sin luz son los cielos estrellados que hemos visto. Impresionantes, sólo comparables con los que vimos desde el Salar de Uyuni, Bolivia. Recorrer la selva en tren es lo que tiene. Ah! Y siempre recordaremos la frase de la señora blanca de la oficina de turismo en Bulawayo: ¨Es un primera clase como cualquier otro en el mundo¨.

 

Las Victoria Falls (Las cataras Victoria) dan nombre al último pueblo zimbabuense, antes de la frontera con Zambia. Al tratarse del lugar más turístico del país no faltan hostales y tiendas de actividades, safaris, viajes en helicóptero, paseos en elefantes, etc… Nos alojamos en un backpakers que admite poner la tienda por 10$ al día. La visita a las cataratas es obligada. Desde el mismo pueblo se divisa ya la espesa cortina de agua ascendente  y a la noche, se escucha su estruendo.

 Y la verdad que nos impresionan. La vista es mucho mejor que desde el lado zambiano.

las Vic Falls...

una de las 7 maravillas del mundo..

Es más autentico, más salvaje. Durante casi 2km, recorres un camino paralelo a estas cataratas y las vistas, a menos de 100 metros, son de impresión. La cantidad de agua es brutal en estos meses y lo atestiguamos.  Ahora bien, a partir de cierto punto, la humedad se convierte en un chaparrón constante. Te calas de arriba abajo. No es un lugar para sacar fotos sino para disfrutarlo in situ!! Recomendable 100%.

Esta misma noche, la tormenta del siglo se apodera de este pequeño pueblo y nosotros, en la tienda y bajo un árbol. Los truenos son ensordecedores y en cada rayo, apretamos los dientes para amortiguar  el consiguiente pertadazo. La chaparrada es de órdago y las esterillas se convierten en colchonetas en el interior de la tienda. Por si fuera poco, las hormigas buscan cobijo y las tenemos de pies a cabeza. Lo de las hormigas en África es de capitulo aparte. La mañana siguiente la dedicamos al secado y ¨deshormigueo¨ de todas las alforjas. Y,… cogemos habitación!

 

Los 90km de Vic Falls a Kasane son un disfrute para el cuerpo. Nublado, buen viento y llano. Además el entorno es precioso, sabana africana en todo su esplendor.

de camino nos encontramos con los simpaticos monos...

En la frontera a Bostwana, nos dice el policía que ayer vieron 4 leones en esta misma carretera. Nosotros sólo hemos visto babuinos, le contestamos mientras tragamos saliva.   Botswana nos recibe con otra tremenda tormenta y los rayos otra vez, apocalípticos.

 

Ya en Kasane, tenemos el fronterizo Rio Chobe a escasos metros y a medida que lo recorremos en busca de alojamiento, nos damos cuenta de cómo la carretera divide dos mundos. El lado del rio, con alojamientos y supermercados para los turistas y el lado opuesto, donde los locales y el pueblo en sí está, que no tiene ni las carreteras pavimentadas. En el lado del río, todo es caro, mínimo 55 Euros por noche. Pero en el Chobe Safari Lodge, de 4 estrellas, te dejan al menos poner la tienda por 14 Euros la noche.

Chobe Safari lodge...

Aquí nos quedamos. Por miedo a la lluvia metemos la tienda en un zulo, tapado por árboles.

nuestro hogar por 5 dias...

señal cuidado con los cocodrilos...

Es sombrío y húmedo, y está un poco alejado de las habitaciones…Mientras ponemos la tienda vemos babuinos, warthogs ( como jabalíes ) y para colmo, cerca, una señal: Cuidado con los hipopótamos y los cocodrilos.

nuestros vecinos de al lado...

De esta manera pasamos 5 noches. En estos días, hacemos un safari de tres horas que nos sale gratis y un crucero al atardecer.

crucero por el rio Chobe...

Pero lo que más nos gusta es la noche que pasamos en el interior del parque Chobe, en el camping de Boga.

Elefantes cerca de la tienda...

Ir en bici desde Kasane hasta Ngoma está prohibido, así que alquilamos un guía para que nos lleve y de paso nos haga un safari con noche en el Chobe.

manadas de elefantes...

 

 

Camino a Namibia...

Esta es una experiencia irrepetible que no olvidaremos nunca. Nos vemos inmersos en manadas de cientos de elefantes y búfalos, y vemos unos 10 leones juntos.

un cachorrito de leon...

Lo que se lleva la palma es cenar frente al fuego mientras vemos elefantes y escuchamos los sonidos de la jungla. Dormir en la tienda en este entorno es incomparable.  Recomendable 100%.

elefante dandose un bañito...

 

Pasamos la frontera a Ngoma, Namibia y pedaleamos los 69km que separan a Katima Mulilo. Caprivi Sprit nos espera para los siguientes días.

 

Chobe, Botswana, paraiso de los elefantes...


Responses

  1. Memorias de Africa una KaKa a lado de todo esto…nos ha encantado!!!
    El tren es alucinante, es como viajar 100 años atrás…
    Como siempre espectacular!!!!

  2. ¡¡¡¡¡¡hace falta valor,para hacer fotos de tan cerca a los animales,y la de Idoia ,da miedo,pues parece que posa con el elefante……por lo demas ,es como un libro de aventuras(fuertes)¡¡¡¡¡¡animo y a por la finalllllllll……..

  3. Llega la hora del sprint final.
    Ánimo !!!!!!!!!!!!!!!!

  4. ( Del Libro de la selva, de Kipling)

    “Pensar quiero en lo que fui
    y olvidar que estoy atado;
    y recordar el pasado,
    y cuanto en el bosque vi.

    No quiero al hombre venderme
    por un puñado de caña,
    sino huir a la montaña
    y entre los mios perderme.

    Quiero, hasta el alba vagando,
    ir el beso recibiendo
    del aire que va corriendo,
    del agua que va pasando.

    Quiero olvidar mis pesadas
    cadenas y mis dolores ;
    ver a mis viejos amores
    y a mis libres camaradas. ”

    Fantastico lo vuestro chicos. Un abrazo. Edu


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: