Posteado por: water we wait | 23 octubre, 2011

San Pedro de Atacama – Copiapo, 900km en 14 días.

Bienvenidos a Chile Huevones!

La estancia en San Pedro de Atacama se alarga más de lo esperado. Los últimos días en la “Ruta de los Desiertos” o “Ruta de las Lagunas” pasan factura y una pequeña infección de muelas que empezó en La Laguna Colorada, se complica. La hinchazón se me proyecta hacia el ojo izquierdo y por precaución acudimos a urgencias. Como es fin de semana, debemos esperar hasta el lunes, día en que el doctor me cambia los medicamentos (  a Natxo ) que hasta entonces estaba tomando, por inyecciones de Penicilina en el trasero. Un total de 9 en 3 días. Las nueve idas y venidas de la consulta resultan bastante “incómodas”, las idas por lo que sabía me esperaba y las venidas por las cojeras. Pero no vamos a quejarnos tan fácilmente…Mucha gente tiene que pasar por esto todos los días, así que no queda otra que tirar para adelante y aguantar!

San Pedro de Atacama nos gusta bastante. Es un pueblo pequeño pero muy agradable. Todo es gente joven que va o está de vuelta de las miles ofertas de aventura que ofrece este enclave. Actividades de sandboard (esquí por las dunas del desierto), La propia de Ruta de las Lagunas, El valle de La Luna, etc…. Como una cosa lleva a la otra hay muchísimos hostales, restaurantes y agencias. Los paseos por las calles arenosas son placenteros por la brisa y por los días soleados. Los perros se ve que también disfrutan del clima, ya que se ven por docenas “siesteando” en cada esquina.

Ahora bien, Chile resulta caro desde el minuto uno. El precio es como en España y claro…viniendo de Bolivia pues nos resulta como una bofetada.

Siete días después, un día después de que salieran nuestros compañeros de viaje Juan y Alexandra, partimos hacia Antofagasta vía Calama…Y sin pegar ni ojo por cierto, ya que en la habitación compartida, ayer casualmente llegaron dos argentinos que nos han dado la serenata a base de ronquidos sin parar toda la noche. Por suerte no ha habido altercados en la habitación, pero no por falta de ganas…

Y para seguir con la racha, 25km de subida, separados por una bajada de unos 7km…Y el Viento de cara que a veces nos hace poner pie en tierra. En fin, tras la etapa dura de hoy conseguimos refugiarnos a un lado de la carretera, tras un montón de rocas cortavientos.

saliendo de San Pedro...

Después de todo el suelo arenoso del Desierto de Atacama resulta comodísimo!

el desierto de Atacama....

A la mañana aprovechamos las primeras horas de viento a favor para llegar a Calama, 25km en una horita. Compramos avituallamiento  y continuamos. Esta vez ya con el desesperante viento en contra.  Y así dura todo el día, pero es que a veces las ráfagas te abofetean de tal manera que te sientes “choteado” por el viento. Las polvaredas que arrastra son una pasada.  Cansados después de pedalear más de 6 horas contra el viento, buscamos escondite otra vez en el desierto. Meterse en la tienda y cocinar resulta todo un placer!

Otro día más  de viento y monotonía grisácea de desierto. El paisaje es único, pero tantas horas viendo lo mismo nos cansa. Esta es una de las zonas más áridas del mundo y por tanto, el verde, los árboles y todo esto, no existen por aquí.

otra acampada en el desierto

Después de acampar a las fueras de Antofagasta, nos metemos entre las montañas para descender la Cordillera de la Costa, hacia el Océano Pacífico. 10 km de pura bajada que si no te lo dicen ni te imaginas que el mar pueda estar allá al lado.

En Antofagasta, una de las ciudades más caras de todo Chile, descansamos un par de días. Pagamos 10.000 pesos chilenos, unos 15 Euros. La ciudad está muy bien, tiene unos centros comerciales enormes, con sala multicines, restaurantes, supermercados, etc… Hay mucha gente paseando por las calles y mucho ambiente.  Aprovechamos que el cine está barato para ver (R) Evolución, que es como  el previo del planeta de los simios.

Para llegar a Paposo no nos queda otra que volver a acampar en el desierto que ya, después de tantas noches le estamos cogiendo cariño.  Para llegar por la Ruta 5 o Panamericana a Paposo, hacemos, aunque os parezca mentira, 100km de subida sin parar. La pendiente es leve sí, pero constante y no podemos pasar de los 10km/h. Esto junto a la monotonía del paisaje y el perenne viento en contra, pues os podéis imaginar… un verdadero martirio.

El mirador a Paposo desde la Cordillera de la Costa es precioso.

increible vista!...

Este es el Pacífico que añorábamos. Acampamos en la reserva del lugar un lugar entrañable que disfrutamos desde el principio. Hay flores y cactus endémicos que nos encantan. Dormir aquí, sí que es interactuar con este entorno!

un entorno inolvidable!

La carretera a Taltaltambién la disfrutamos de lo lindo. Distancia corta con el mar siempre a nuestra derecha…Por fin algo diferente!

camino a Cifuncho..

Y en la Caleta Cifuncho, tenemos la suerte de conocer a Teo y Celia, una pareja local que nos reciben como invitados de honor. Sin pensarlo dos veces nos invitan a cenar en su morada. Charlamos de la vida de los pescadores, de nuestras vidas…hay que ver la jerga que utilizan estos chilenos…Son como los gaditanos pero más guasones aún. Ah! Y qué poco les duran las chelas (cervezas) en la mano!!! Echamos muchas risas y cenamos arroz con Lapa…riquísimo! Gente afable y sencilla.

Gracias por todo!

Nos encanta charlar con ellos. Dormimos tan ricamente en la playa con el mar y sus pelicanos enfrente.

Cinfuncho...

Salir de Cifuncho es tedioso. O sea Chile es muy montañoso. Las montañas llegan hasta el mar y cada vez que te quieres acercar o alejar del mar para dejar o retomar la Panamericana, prepárate para subir o bajar 45km de cuesta. Para ir a la caleta de Pan de Azúcar, la siguiente caleta al sur, debemos subir unas interminables cuestas que cansan al más tonto.  Esta vez si cabe más, ya que tras más de 40km de subida, un ciclista brasileño que viene en dirección opuesta, nos dice que sólo nos quedan 4km más de subida.

costa chilena...

camino a Pan de Azucar...

Pero no son 4km, sino 13km. Obviamente, le tuvieron que pitar bien sus oídos durante un buen rato.

En la Caleta de Pan de Azúcar, los pingüinos Humbolt…ni los vemos. Supongo que de la mala leche con que venimos.

pero si que vemos pelicanos!

Vimos algunos leones marinos en Cifuncho, eso sí.  Aquí hay dos campings. Cuestan como 8 Euros, pero no hay ni agua caliente para la merecida ducha, así que, aunque no se puede, acampamos en unas rocas…como siempre. Comentar que utilizamos unas toallitas húmedas (normalmente en la sección de bebés en los supermercados) que nos sirven para asearnos mínimamente antes de dormir. Muchas veces toca pasar 3 ó 4 noches sin ducha, a base de estas toallitas… Cocinamos en la entrada de la tienda, para cenar y desayunar. La cena es básica a base de pasta, sopas, purés, noodles. Intentamos siempre añadir pepino, calabacín, aguacate. Para desayunar, neskquick más pan con mermelada. Para dormir solemos dejar todas las alforjas en la entrada y las bicis tumbadas…

En una mañana nos ponemos en Charañal…Necesitamos un break!!! Charañal no ofrece mucho que hacer así que seguimos con nuestro camino hacia el sur por la costa.

la costa chilena...

Sube y baja recorriendo kilómetros por esta abrupta costa. En la región de Atacama se encuentra el desnivel más grande del planeta entre la alta montaña y el fondo marino. Aquí contrastan la fosa de Bartholomew, frente a Caldera, de casi 8.000 metros de profundidad y el Nevado Ojos del Salado, con 6.893 metros sobre el nivel del mar, todo en apenas unos 200 Km de distancia. Esta vez acampamos en Playa Flamenco, un sitio muy turístico en verano pero casi vacío cuando llegamos. A la mañana está nublado, plomizo parece que no va a levantar pero para cuando llegamos a Caldera el sol da con tanta fuerza que buscamos la sombra como podemos! Pasamos la noche acampados en la famosa playa de Bahía Inglesa un sitio tranquilo donde los haya!

Camping en la Bahia Inglesa...

Ultimo esfuerzo hasta llegar a Copiapó donde decidimos tomarnos un día de descanso después de 8 días seguidos sin parar desde Antofagasta. Como curiosidad, el museo regional de Copiapó tiene el cofre donde rescataron a los 33 mineros de San José.


Responses

  1. hola muchachos somos tevo y celia vimos vuestra pagina y es espectacular a te pido que especifices los lujgares que realmente cobran tu sabes que en nuestra caleta no cobramos ni por acampar ni por conpartir conosotros espero que la subida de la caleta ala 5 sur te acuerdas que te dije que era duro bueno muchachos espero que les guste nuestro pais y que tengan buen viaje se despide tevo y celia

  2. Animo pareja!!!!!!!

    Jon Ikardo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: