Posteado por: water we wait | 28 agosto, 2011

Machu Picchu

Desde el hostal la Estrellita donde nos hospedamos estos días, nos enteramos de cómo hacer el recorrido hasta Machu Picchu.  Por este hostal pasan muchos ciclistas y motoristas y hay toda clase de trucos para ir a las ruinas sin tener que pagar tanto.

Evitar pagar el tren, lo más cómodo y más caro, desde Cusco hasta Machu Picchu  nos toma 6 horas de bus, hora y media de taxi por mala carretera, y dos horas y media de caminata.

camino a Aguascalientes..

La misma faena para volver.  De esta forma llegamos a la noche a Aguas Calientes, pueblo de entrada a las ruinas. Este es un pueblo peculiar por su ubicación en un profundo valle y rodeado de altísimas y rocosas montañas. Vive del turismo y está plagado de hostales y tiendas, bastante más caras que el resto de Perú. Aquí hacemos la primera de las dos noches.

El día de la visita a las ruinas incas, comienza en la cola del autobús a las 5,15am. Pretendemos  ver el amanecer arriba en las ruinas, pero pronto, la luz del día nos trae una espesa niebla. Aun y todo, nos quedamos impresionados con lo que vemos y mientras paseamos, escuchamos atentamente las explicaciones de la guía.

Imponente Machu Picchu...

densa niebla...

La población quechua utilizó las rocas en la cima de la montaña a modo de cantera para construir los templos, habitaciones, terrazas, canales y demás edificaciones. Llama la atención la calidad lograda en la superficie de las rocas que hacen de paredes y lo bien colocadas, unas sobre otras, que están.

Allá vivieron entre 700 y 1000 personas. Comían lo que cultivaban, hacían sacristías, prendas de vestir. También observaban con mucha atención las estrellas y el Sol, a cuyo culto le hicieron un templo. Estas y  otras muchas cosas más te explica la guía, pero sin duda alguna lo más impresionante es la propia ubicación de la ciudad Inca. Un enclave de difícil acceso, que les permitía mayor seguridad ante posibles ataques de enemigos. Rodeado de montañas sagradas, y a su vez, de precipicios imposibles. Está inmerso en un entorno mágico que te transporta más de 500 años atrás, al esplendor de la ciudad Inca. Imaginarlo con tanta gente, con sus coloridos atuendos, con las llamas, con la continua música que tocaban para amenizar el trabajo diario, pues hace que el tiempo se te pase volando.

gradas de cultivo...

ciudad inca...

No contaremos más, ya que esperamos que vayáis y lo disfrutéis como lo hicimos nosotros. Por suerte, con las horas la niebla se disipó, y desde la propia cima del Machu Picchu (Montaña Vieja) alzada verticalmente sobre estas ruinas, no más de 15 personas, que esperábamos esperanzados este momento durante más de dos horas, tuvimos la oportunidad de observar cómo estas nubes blancas y espesas, a una velocidad vertiginosa, nos dejaron al fin ver la impresionante panorámica de las ruinas, una de las imágenes más inspiradoras que hemos tenido. No podíamos parar de gritar hipnotizados por lo que veíamos.

tras la espera...La larga espera sin duda mereció la pena.

llega el premio!

Os recomendados la visita a la Cuidad Perdida de los Incas.

bajando de la cima del Machu Picchu...


Responses

  1. ¡¡¡Exactamente eso!!!
    IMPRESIONANTE Y DIGNO DE VERLO
    Aurrera eta ondo segi

  2. Casi es como si estuviéramos allí con vosotros…Qué impresionante!!!!
    Una aventura inolvidable…Muchos muxus de todos!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: