Posteado por: water we wait | 24 agosto, 2011

Huallanca – Ayacucho, 855km en 13 dias.

Salimos de Huallanca y nada más llegar a La Unión tenemos que parar unos 45 minutos ya que han cerrado la carretera por una carrera ciclista.

diversa fauna andina....

Hacia las 12 del mediodía nos volvemos a sentar en las bicis y salimos rumbo a Chavinillo. Llegar a Chavinillo nos es relativamente fácil y disfrutamos mucho del camino. Hace un día soleado, hay mucho verde y las subidas son bastante amenas. Estamos a unos 3500mts de altitud.

A la mañana siguiente en Chavinillo tenemos la suerte de interactuar con bastantes indígenas. Les compramos 8 plátanos por 1 Sol (0,25Euros) y unas cuantas mandarinas. Nos encanta su lenguaje, el Quichua y llegamos a  aprender a decir Hola (Ali Laku o algo así…) y Adiós (Ali Hualas). Las mujeres siempre vestidas con sombreros adornados con flores y colores, y unas trenzas largas unidas al final. Más adelante nos aventuramos a entrar en una casa y comer “Arroz a la Cubana”. Nos sentamos con varios en la mesa y charlamos. En este pueblo son especialmente amables y sonrientes…Ahora, el huevo  frito salió negro de la sartén…

donde se cocino el arroz a la cubana...

De esta forma pasamos por muchos pueblecitos hasta llegar a la Corona del Inca, formación rocosa conocida en la zona y llegados a la cima, de casi 4000mts, comenzamos una interminable bajada llena de curvas, hasta Huánuco.

Natxo y Antolina Reyes Casio...

Más de 40km sin dar una pedalada…No está nada mal!!

En Huánuco, a algo menos de 2000mts, hace calor y mucho viento. Los Huanuqueños sin embargo  alardean de tener la ciudad con mejor clima del mundo. Para nosotros hay demasiado tráfico y gente.

llegamos a Huanuco!...

Sin embargo pasamos dos días para descansar…

Otra vez toca subir hasta los 4400mts… Pero en dos días. Para llegar a Huariaca, a 2900mts, se nos complica un poco el día ya que mi pedal izquierdo (Natxo) sale disparado mientras pedaleo. Toca hacer 7km de vuelta “a la pata coja”, que al menos son de bajada hasta Ambo, donde en un pequeño taller nos lo reparan en 5 minutos.

De Huariaca al Cerro de Pascose nos hace el día eterno. Nos pasamos las 6 horas subiendo y acabamos cansados. Para colmo, yo (Natxo) llego con la rueda pinchada…

nuestros amiguitos de Cerro del Pasco...

En fin, aquí en Cerro de Pasco coincidimos con Martin y Marili, una pareja suiza que coincidimos en Trujillo. Empezaron su viaje en Quito, Ecuador y su destino es Ushuaia…Seguro que nos veremos en el camino.

alpacas...

 

 

 

 

 

 

Llegar a Junin es relativamente fácil ya que entramos en una especie de altiplano. Vemos muchas llamas y Vicuñas por el camino.

La entrada a La Oroya es bastante espectacular por las montañas rocosas que la rodean. Se trata de una ciudad que hace de centro metalúrgico de compañías mineras que están alrededor. Se funden los minerales. Se dice que es una de las diez poblaciones más contaminadas del mundo. El río Mantaro sufre esta contaminación directamente.

un pueblo curioso cuanto menos La Oroya...

Nosotros no notamos tal polución en el aire, tal vez porque la compañía está cerrada temporalmente.

Un día largo nos espera para llegar a Huancayo, 126km. Salir de La Oroya (3700mts) es helador. Mis manos se congelan en las primeras bajadas. Son las 7:00h am.

las manos heladas de Natxo...

En Huancayo aprovechamos para descansar. Nos tocarán como 15 días duros hasta llegar a Cusco. Comemos bien, hacemos las compras en el súper, paseamos  y nos cargamos las pilas.

Salimos hacia Ayacucho con la intención de hacerlo en 3 días. Toca subir 15km hasta el Alto Imperial donde almorzamos. Hemos tenido un pinchazo en plena subida que nos ha retrasado un poco. Pero al menos la carretera está pavimentada. Mientras almorzamos nos encontramos con Jose, un ecuatoriano, que viaja en bici como nosotros.

subida al Alto Imperial

Tras 31km de bajada, en Izcuchaca, empieza la pista empedrada que seguirá con nosotros por bastantes días más. Nos acostumbramos a los botes, resbalones, derrapes, etc… En los siguientes 25km y a la salida del pueblo Mantacra, pedimos permiso para acampar a un matrimonio, que en el porche, espera algún carro que les lleve a Huancayo.

cualquier sitio es bueno para montar la tienda...

Escondemos como podemos la tienda, bicis y bolsas de la polvorienta pista y nos disponemos a cocinar los noodles. Por suerte pasa un carro que lleva a la pareja y nos quedamos sólos en aquel entorno solitario.

No es agradable dormir sin ducha y bastante  polvorientos, pero en estos pueblos el agua escasea y… Hay que relativizar. La noche en principio tranquila, al principio se enrareció ya que escuchamos unos pasos en el mismo porche donde estábamos. Salimos para ver quien andaba por allí, pero no vimos nada.

pueblos rurales...

Amanece lloviendo, lo que será la tónica de todo el día. Hace frio y nos ponemos el equipo de lluvia. Al menos no se levanta tanto polvo. Más que pedalear, botamos por el camino. Los paisajes se tornan más y más espectaculares a medida que avanzábamos junto al Rio Mantaro. El ancho de la pista será de unos 3 metros y a nuestra derecha tenemos auténticas caídas libres. Hay que nadar con cuidado.

Al paso del pueblo de Quichuas nos quedamos aturdidos con lo que vemos. Como una comuna cercada, que se autoabastece de electricidad con una presa. Vemos su emblema, Base Antiterrorista Quichua, al lado de una calavera. Pero nuestro asombro crece al ver señales que pone: ¨Prohibido detenerse, orden de Disparo¨. Al poco vemos a unos militares armados mirándonos extrañados… Nosotros aceleramos el paso y salimos de allí en cuanto podemos.

carreteras sinuosas camino a Ayacucho...

La lluvia y las condiciones de la pista hacen que no podamos llegar a Mayocc, y nos quedemos en un pueblo llamado La Esmeralda o Anco.  Una señora indígena nos deja su casa para dormir y le pagamos unos 10 soles. En el pueblo todos los niños que estaban jugando a voleibol se nos acercan. Quieren aprender palabras en inglés, sus nombres, etc…Echamos unas risas. Son gente de lo más amable. Cenamos pollo con papas fritas, comida por excelencia en Peru y a dormir.

amaneciendo camino a Mayocc....

El despertador suena a las 4,30h am, queremos llegar a Ayacucho y será un día largo. Para las seis salimos y pronto el paisaje otra vez nos estremece. Curvas, ríos a atravesar, piedra…pero sobre todo los precipicios que tenemos a la derecha nos intimidan.

toca mojarse los pies con las quebraditas...

el camino es precioso...

Es increíble que haya autobuses y camiones que pasen por allá. Se juegan el tipo, vamos!

Después de cruzarnos con una pareja suiza que viene en sentido contrario y de sortear los obstáculos del camino, llegamos a Mayocc. Como nos habían comentado, aquí las moscas no te dejan ni tomarte un refresco tranquilo, te llenan de picotazos antes de que te des cuenta. Ahora el calor aprieta, son las 11h am.

carreteras de doble sentido...

Salir de Mayocc y pinchazo de Idoia. En plena subida, sin sombra y con todo aquel polvo…Nos ponemos a arreglarlo. Las moscas nos desquician….Son sin duda momentos duros.

Más adelante paramos a comer, pero apenas podemos estar quietos por las moscas asesinas…

No podemos llegar a Ayacucho. Las condiciones son demasiado duras y las subidas con este sol,  nos matan.  Después de 8 horas de pedaleoy llenos de polvo, llegamos a Huanta en medio de la subida. Estamos agotados.

Los 45 km que nos separan de Ayacucho son de pavimento…y aunque estamos cansados, los hacemos de buena gana, no en vano descansaremosun par de días en la ciudad de las iglesias.

Iglesia en Ayacucho...

Encontramos la ciudad muy agradable con sus calles peatonales y sus plazas. El mercado artesanal nos defrauda un poco, pero aun así…terminamos comprando un par de recuerdos. También aprovechamos para revisar las bicis en un pequeño taller. De esta manera estamos listos para afrontar los diez siguientes días, los más duros en lo que va de Perú. Parece que para llegar a Cusco y ver el Machu Picchuhay que pagar el “peaje”. En unos 400km, tendremos que subir cinco puertos de 4000 mts, por pistas de piedra y barro.

parque en Ayacucho...


Responses

  1. Como siempre me ha encantado, unas fotos preciosas! Qué valor dormir en ese porche!!!
    Muxussss!!!!!!

  2. ¡..Valor es lo que hay que tener ,aparte de dorir en el “porche”, es andar en esas carreteras de doble sentido tan estrechas y con un abismo al lado cortado a “cuchillo”….`Ànimo y adelante. besos….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: