Posteado por: water we wait | 22 junio, 2011

Cuenca – La Balza, 414km en 9 dias.

Salimos de Cuenca mentalizados de que hoy será un día largo… y así es! Subimos y bajamos, algo completamente normal aquí en Ecuador pues los llanos son inexistentes.

la tranquilidad reina...

El paisaje es espectacular, las bajadas las gozamos hasta que a lo lejos vemos las subidas… Tras la última subida del día llegamos a Oña, un pueblecito donde Rosa, una mujer que en su día emigró a España, nos invita a pasar la noche en su casa. Charlamos durante la cena y ella orgullosa nos comenta que en su día a ella la trataron muy bien España.

la historia se repite, sube y baja...

Tras desayunar nos ponemos rumbo a Saraguro, aunque en kilómetros la distancia es corta, en realidad las interminables subidas hacen que lleguemos a Saraguromás tarde de lo pensado.

en la plaza de Saraguro...

Probamos suerte preguntando a los bomberos si nos dejan poner la tienda y sin problemas aceptan. Cuando ponemos la tienda no le damos importancia que a escasos metros hay un corral donde tienen enjaulados a los gallos de pelea.. eso si.. a la mañana nos acordamos pero bien! Antes de que ni siquiera los primeros rayos asomen los gallos empiezan a dar su concierto! No nos dan ni 5 segundos de tranquilidad! Qué horror!

con los bomberos en Saraguro...

Salimos de Saraguro con la sensación de no querer ver un gallo cerca ni por asomo! El trayecto a Loja es bastante intenso en cuanto a subidas. No tenemos un minuto de respiro ya que tal cual bajamos algo sabemos que nos vuelve a tocar subir.. De camino nos cruzamos con muchos perros, algunos de ellos simplemente nos miran sin mover un pelo, otros en cambio parece que nos la tienen jurada… salen esprintando directos hacia nosotros y nos ladran tan cerca que damos Gracias a Dios de que parece que han comido porque de otra manera sino nos hubiesen mordido la pierna.

el día a día de los campesinos...

Intentamos persuadirlos echándoles chorros de agua directo a los ojos pero ni por esas! Tuertos momentáneamente nos siguen hasta que entienden que ya hemos pasado por su zona. Al final llegamos a Loja!

De Loja, vamos a Vilcabamba.

Vilcabamba, pueblo de la longevidad...

Pueblo conocido por la longevidad de sus habitantes. Algunos de ellos llegan incluso a los 115 años… Pasamos ahí dos días y aunque al principio pensamos que tienen alguna fórmula secreta para tanta vida, más tarde nos damos cuenta de que probablemente ésto se deba a su temperatura de eterna primavera y a la tranquilidad que aquí reina. Nosotros ya nos preparamos mentalmente para los próximos días que serán duros.

Nos levantamos a las 5am. Tenemos bastante estudiadas las etapas que nos tocan y, sabemos que el de hoy va a ser un día largo y duro. Nos llama la atención el fuerte viento que se escucha desde dentro de la habitación del Parador Turístico de Vilcabamba.

Aún de noche, salimos para las 6am. Y efectivamente hace mucho viento, pero al menos, no llueve. Creemos que nos esperan unos 20km de carretera asfaltada, hasta Yangana, pero para nuestra sorpresa, tras unos 8km recorridos se acaba. La carretera hasta Yangana está bajo construcción y los camiones cargados con tierra y demás materiales de construcción no dejan de pasar y de adelantarnos, llenándonos de polvo.

Las condiciones de la carretera son penosas. En algunos tramos tenemos que parar por el trabajo de varias grúas y excavadoras. (ver video)

al subir tenemos nuestra recompensa...

Después de dos subidas de unos 6km cada una ( con unos desniveles de unos 400mts cada ) y de dos respectivas bajadas, llegamos a Yangana, donde desayunamos.

carreteras empedradas...

Las ultimas rampas se convierten en una verdadera agonía. La lluvia aumenta en intensidad y estamos calados. Pelados por completo. El viento, de ráfagas de 60km, hace que sintamos un frío intenso. Además, la niebla se apodera del entorno. Estamos a más de 2800 mts y las condiciones nos la están jugando. Con las caras chorreando, nos tapamos como podemos y nos disponemos a pasar cuanto antes la cima y a bajar, para que la niebla desaparezca.

el tiempo empieza a empeorar...

Después de descender unos metros, las condiciones mejoran. Desaparece la niebla y poco a poco va dejando de llover. Pero en la última subida, nos encontramos con un río que debemos atravesar. Intentamos pasar con las bicis, pero acabamos con las botas en el agua. Era ya lo único que nos faltaba…

Más adelante, nos encontramos otro río. Esta vez, ya no nos importa meter directamente las botas y caminar sobre él para atravesarlo… (ver video)

ahora toca cruzar el riachuelo...

La bajada final de unos 14km, nos deja unas vistas que nunca olvidaremos. Una vegetación pura amazónica. Y los senderos por los que vamos, de pura película vamos! Barro, Piedra…Estamos en otro planeta!!

bajada hacia Valladolid...

Al fin llegamos a Valladolid. Sin frenos, pero llegamos. Y tenemos la suerte de encontrar cama en la parroquia del pueblo y…..ducha con agua caliente. Por ahora es lo único que queremos, entrar en calor!!

Gracias Jorge y Marcelo!

El despertador suena a las 7am y lo primero que escuchamos es la lluvia. Sí , durante toda la noche ha llovido y así continua. Sin ganas de levantarnos de la cama, a duras penas afrontamos este día tan plomizo.

Hacemos tiempo en la iglesia para ver si para un poco. Desayunamos, mandamos unos E-mails y finalmente, para las 11:30h nos disponemos a salir, pues la lluvia ha remitido. Gracias a Marcelo y al hermano Jorge!!!!

El primer barrizal lo encontramos a escasos 50 metros de donde se acaban las calles adoquinadas del pueblo. Nos han dicho que en Palanda el clima es más seco, así que a positivizar y a continuar.

Pronto nos tropezamos con la primera quebrada, río en el camino. Yo lo atravieso sin problemas, pero Idoia no tiene más remedio que meter las botas en el riachuelo para poder atravesarlo con la bici. Las botas siguen mojadas del día anterior, así que a relativizar!

nada más salir de Valladolid, vuelve el barro...

La bajada a Palanda sigue el patrón de curva tras curva, barro y más barro y de vez en cuando subidita. Nos llueve por momentos y…nos encontramos con la segunda quebrada del día. Ésta si lugar a dudas de importantes dimensiones. Tras intentar discernir la parte menos profunda, vamos a por ello. Idoia, primero, sufre las embestidas de la corriente y tenemos entre los dos que pasar la bici. Yo no me libro esta vez de remojar las botas, incluidas las bolsas de plástico tan esperanzadoras que me había colocado entre calcetín y bota. (ver video1 y video2)

obstáculos en la carretera...

Llegamos tras 2 horas a Palanda. Comemos caliente en un restaurante y preguntamos en la iglesia del pueblo para dormir. Aquí, nos dejan el cuarto de la catequesis, donde ponemos la tienda y nos disponemos a dormir y… rezar para que no llueva más.

en la iglesia de Palanda...

Parece que no ha llovido a la noche y ahora tampoco llueve. Pero la alegría dura poco…la pista está en obras y nada más salir nos adentramos en un mar de barro. Tremendo! Nunca antes habíamos estado tan embarrados. Han incluso cerrado el paso a los vehículos porque es intransitable para estos.

hay barro para dar y regalar...

Nosotros avanzamos como podemos. Más que pedalear, patinamos. Los zapatas de los frenos evidentemente ni se ven por el barrizal. Los guardabarros no dan a vasto con tanta mercancia y las ruedas se atascan…Para colmo empieza a llover.

hay que seguir adelante!...

Además los camiones amarillos de las obras, con ruedas más altas que “Romay” nos adelantan cada dos por tres, se cruzan y, tenemos que andar con mucho ojo.

Tras casi tres horas chapoteando en el barro, las obras terminan. Estamos de barro hasta el cuello por no decir otra cosa.

caminos embarrados...

Ahora, mejora la carretera pero empiezan las pendientes. Superan porcentajes del 18% y tenemos que bajarnos de las bicis y empujar….En fin, estábamos mentalizados y es lo que toca.

hay veces que toca empujar la bici...

tras empujar las bicis, disfrutamos de este paisaje!...

Tras dos subidas de unos 5 km cada, llegamos a Bella Vista donde tomamos un ten-ten pie y…comienza el diluvio. Qué raro!!!

Hacemos tiempo y comenzamos el descenso con lluvia, pero esta amaina al rato.

Llegamos al Progreso y tras otra intensa y larga subida, llegamos a Zumba…Objetivo más que cumplido el de hoy!

eso sí que es tranquilidad!

Hoy, ultimo día en Ecuador y….se despide como tiene que ser. Con otras dos subidas de unos 4km cada y otras vez con pendientes que quitan el hipo. Así es Ecuador, no hay llanos y no se andan con txikitas, las cuestas bien pendientes. Y para bajarlas, sobre todo la última bajada a La Balza, donde está la frontera, tienes que agarrarte los machos bien fuerte…

Vamos hacia Perú!

Ya en la frontera, bastante aislada, nos ponen el sello sin problemas y, mientras atravesamos el puente sobre el río Chinchipe comentamos la orografía tan espectacular de Ecuador. Aquél que ame las montañas, volcanes nevados y activos, la escalada, etc… este es el lugar. Y es donde más indígenas hemos visto con diferencia, y algunos puros y auténticos indios..vamos ! Nos ha encantado!!!!

Estamos en Perú!


Responses

  1. Veo que no soy el único que abandonó Ecuador (via Zumba) viviendo en carne propia esas duras condiciones! Eso sí, la ruta merece la pena!

    Saludos y enhorabuena! Ahora a por la Casa de Ciclistas de Miguel Obando, en Jaén. Le dáis recuerdos de mi parte!

    Gerard

  2. Valladolid, Cuenca, Jaén… No nos estaréis engañando, no? A ver si no habéis salido de la península Iberica…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: