Posteado por: water we wait | 21 abril, 2011

Panama, 253 km en 13 dias.

La frontera la pasamos sin problemas. No pagamos nada para salir de Costa Rica y para entrar en Panamá, son 3 dólares por persona. Ya podían ser así todas las fronteras, con colegios y muchos niños, nada de tráfico y tranquilidad absoluta. Aunque el puente de madera por el que hay que cruzar el río Sixaola, a más de uno le pueda quitar el hipo.

primeros pueblos de Panama...

Nuestra intención es llegar a Almirante y en Changuinola, el pueblo anterior, nos avisan de que hay lomas…. y que es una hora más que en Costa Rica. Son las 5pm, oscurece a las 7pm y tenemos 22km por delante. No lo dudamos. Continuamos.

Quién se iba a esperar semejantes cuestas??? Semejantes pendientes??? La loma Muleto, la Caracol…Creemos que no subimos a más de 300mts de altura, pero las lomas nos matan…en serio son de película!!

Notamos cómo los minutos pasan y la noche poco a poco se nos echa encima. Para colmo empieza a llover. Chaparrada… y la visibilidad disminuye.

Estamos en plena montaña y en plena jungla. Pese a la situación, el entorno es precioso. Aparecen casas de madera, palapas y nos damos cuenta que estamos inmersos en territorio indio totalmente. Niños descalzos, medio desnudos jugando y correteando por la tierra. Madres que se asoman a la ventana y sobre todo, silencio absoluto y paz reinante.

Pese a lo duro que nos resulta esta parte, la disfrutamos.

Sin poder remediarlo, la noche se adueña en plena montaña y nos tenemos que poner las luces de minero y encender las luces de la bici. Estamos ya cerca de Almirante. En uno de estos rellanos antes de emprender la bajada final, oímos voces a ambos lados de la carretera. No vemos nada, pero parece que hay bastante gente. No se perciben de nuestra presencia hasta que prácticamente estamos encima y reaccionan súbitamente con gritos, aplausos y mucho bullicio, osea haciendo el indio propiamente dicho. Nos ponen la carne de gallina allí en medio de la noche y en plena jungla. Comienza la bajada y por fin llegamos a Almirante.

Bocas del Toro...

Nos quedaremos dos noches en Almirante y hoy, aprovechamos para ir en Ferry a las islas de Bocas del Toro. Aquí negociamos un tour de un día, para conocer los sitios y txokos más recomendables. Así pues, por 50$ un indio muy majo nos lleva a la Bahía de los delfines, a Cayo Coral para bucear un poco en el arrecife y a la playa Red Frog, donde disfrutamos del paisaje y de un buen baño.

disfrutando de Bocas del Toro...

En el tramo de la Bahía de los delfines, como no vemos ninguno, el indio comienza a contarnos algunas cosas sobre su cultura. Y una de las cosas que más repite, es que no entiende y que le enfada la costumbre de los gringos de cercar el terreno que compran. Los indios nunca cercan ni ponen impedimentos para andar en la montaña. La montaña es de todos…

Nos gusta Bocas. Es un archipiélago excepcional, con paisajes preciosos e idílicos para el relax. El excesivo turismo puede restarle un poco de autenticidad.

Partimos hacia Chiriqui Grande y las lomas se vuelven a repetir. Esta vez un poco más suaves, pero están confirmando lo que leímos en varios blogs de gente que ha hecho este viaje en bici. Son las pendientes más acentuadas del viaje Alaska – Ushuaia…

menudas pendientes!!

En una de estas lomas, vemos detrás de los árboles a una india con su hija en brazos en un riachuelo. No nos lo pensamos y paramos a almorzar en el río. Nos sentamos en un camino de tierra a unos 10metros de ella. No queremos romperle el equilibrio. Pero su otra hija, que no habíamos visto, viene a recibirnos. Estaba jugando en el río. Charlamos un poco con la madre y le damos un poco de comida. Allí les dejamos, pasando la mañana…

transportando hoja de palma...

En la Conga, conocida por su loma “al cielo” paramos a comer con un grupo de niños. Estos momentos nos encantan. Interactuamos con ellos, nos reímos y sobre todo aprendemos con ellos.

preparandonos para La Conga..

Estas son zonas bastante apartadas y nos ponemos en situación. No tienen luz, ni electricidad…pero bueno, al menos tienen la carretera al lado. Qué chavales tan majos ! Si algún día pudieran ver este blog o tener Internet…Nosotros imprimiremos las fotos que les hemos sacado y se las mandaremos por correo, aunque ellos desconfíen de que algún día les lleguen…

En Chiriqui Grande, un pueblo que no tiene nada, nos decidimos a continuar por la costa Caribeña. El Golfo de los Mosquitos es muy remoto ya que no hay carreteras en muchos kilómetros a la redonda,y creemos que merece la pena. Pasamos tres días metiendo horas en el muelle hasta que conseguimos un bote que nos lleve a Río Chriqui, un pueblo ya en el Golfo….

Por cierto, agradecemos a Margarito su amabilidad, ya que nos abre las puertas de su casa y nos invita a comer. Muchas Gracias!!!

Como todo ha sido en cuestión de minutos, metemos a todo correr las 10 bolsas más las 2 bicis en la parte delantera del bote de motor 75.Un indio nos lleva junto a sus dos ayudantes. Además hay dos madres con sus niños y una maestra. Al ser los últimos, nos toca sentarnos adelante en la base del bote, osea ni asientos ni nada.

Pronto empieza la pesadilla. Alejarnos de la costa y la mar se pone muy mala. Cuando rodeamos punta valiente, las olas nos pasan por encima y nos calan. Además el cielo está negro y nos llueve. Hace mucho viento y parece que todo empeora por momentos.

Los golpes secos que nos estamos llevando…. El indio nos la está jugando y no frena. Hay niños en este bote y no entendemos que ponga en riesgo a todo el pasaje…Pensamos que está loco. Las madres están bajo el paraguas y no podemos verles, pero deben estar aterradas..estarán resignadas??….

El bote va saltando sobre las olas y la parte delantera donde estamos se pone casi vertical cada 5 segundos..y las caídas libres con sus golpes secos nos matan. Tenemos la espalda, los codos, brazos, y el trasero destrozados. Desde allí abajo sentados, lo único que vemos son olas negras que se nos vienen encima y nos calan. Las bicis es un milagro que aguanten semejantes golpes, pero ahora nos preocupamos por rezar y que todo termine pronto. Parece que vamos a salir volando en cualquier momento…En estos momentos, allí en alta mar, sin chalecos, sin que nadie sepa de nosotros, sin nadie por allá que nos pueda ayudar, se nos pasan muchas cosas por la cabeza…Por suerte, después de casi 4 horas de angustia, llegamos.

Al final llegamos a Rio Chiriqui...

Llegamos a Río Chiriqui. Tenemos la suerte de encontrarnos en el muelle con una pareja colonense que ha venido al pueblo unos días a visitar a sus abuelos. Marina y Kelvin.

de pelicula...

Colocamos la tienda justo enfrente de su casa, que resulta ser la única tienda del pueblo y el centro de reunión. Muchos niños y familias se acercan y se quedan atónitos con nuestra presencia y con el montaje de la tienda. Con las horas nos llega a incomodar un poco la escasa intimidad. Estamos cansados del viaje y queremos descansar, pero los niños no nos dejan espacio ni para candar las bicis. Quieren ver con detalle todo lo que hacemos.

Se hace de noche enseguida y las horas pasan volando. Nos invitan a cenar y charlamos. Nos enteramos que en esta temporada se acercan enormes tortugas a la playa a desovar. Nos animamos a ir con un chico que nos da confianza, pero cuando nos alejamos un poco, vemos que no vemos nada el terreno que pisamos, hay charcos, barro y tenemos que cruzar un río…Todo con una mini linterna. Nos lo pensamos mejor y nos damos media vuelta. Mañana cuando sea de día, chequearemos los alrededores para tener una mejor perspectiva de dónde estamos.

tranquilidad en Rio Chiriqui...

Hoy, caminamos el tranquilo paseo que hay hasta el siguiente pueblo, San Pedro. Y nos empezamos a dar cuenta de dónde estamos. No hay electricidad, por lo que frigoríficos, microondas, televisión…no existen. Tampoco hay coches, ni bicicletas. Todos caminan para ir de un sitio a otro. Los caminos son de arena y muchas veces van descalzos. No hay ruido, sólo las voces y el ruido de la brisa y las palmeras.

Nos cruzamos en el camino con niños, mujeres con sus vestidos, etc… Toda la población es indígena y muchos de ellos, nunca han visto a un blanco. Nos da la impresión que las mujeres indígenas tienen mucho carácter.

Llegamos a San Pedro y en el río, tenemos la oportunidad de hablar con una india que está con su nieto. Están en en su kayuko, paseando lentamente por el río. Todo está muy tranquilo y silencioso. Viven sin dinero. Nada de dinero. Y se dedican a cocinar la comida que la tierra les da y a pasar el tiempo. Allí es impensable hacer artesanía o algo así, porque nadie puede comprarlo. No hay dinero.

En el camino de vuelta, entramos por curiosidad en el centro de salud. Nos choca que entre las urgencias más comunes, estén la mordedura de serpiente y la picadura de escorpión.

A la tarde, le invitamos a comer a Arsenio, un niño de 9 años. Nos cuenta que sus padres se han ido para unos días al pueblo de al lado y le ha dejado sólo. Él se tiene que buscar la vida para comer.

alegria en Rio Chiriqui...

A la tarde, dos hermanos de unos 10 años, nos cuentan cómo son 15 en su casa. Tienen 1 cama. Ellos por supuesto, duermen en la madera del suelo, porque es más fresco que la cama…

A la mañana siguiente, nos podemos dar por satisfechos…No hemos dormido apenas por el chaparrón que nos ha caído, pero al menos no entra agua en la tienda.

Gracias Marina y Kelvin!

Encontramos a alguien que nos hace el trayecto en lancha hasta Guázaro. Aunque la mar sigue picada, no tiene nada que ver con el trayecto con el indio de Río Caña…

Al llegar al muelle, un amable hombre nos deja colocar la tienda al lado de su casa y a escasos 10 metros del río. Esta vez estamos sólos, tranquilos…Damos una corta vuelta por el pueblo y regresamos pronto al txoko para cocinarnos unos espaguetis.

Nos parece precioso como del otro lado del río, salen decenas de kayukos a este lado, donde está la escuela, para recoger a los niños de vuelta a casa…Kayukos remados por madres, hermanas o niños de apenas 10 años…El río tiene unos 100 metros y es todo un espectáculo verles. De repente comienza a llover y las escenas son, si cabe, más bonitas. Ver salir a los kayukos de la cortina de agua sobre la superficie del río…

aguacero en Guazaro...

Hoy a la mañana, cuando más tranquilos estábamos colgados de las hamacas observando bajo cobijo la intensa lluvia, se nos presenta la oportunidad de montar en un lancha hasta Juan de la Borda, primer pueblo donde empieza la carretera. No nos podemos negar…Subimos, sabiendo que nos vamos a pelar… La verdad que en estos días, estamos conociendo la cara mas salvaje del Mar Caribe…

Mojados hasta los huesos, llegamos tras más de 4 horas al muelle de Juan de la Borda. Y observamos sus calles…Barrizal absoluto. Nos las vemos para sacar las bicicletas más las 10 alforjas de la lancha sin mojarlas, cuando el río nos llega hasta las rodillas…pero lo hacemos y al poco, nos vemos comiendo en el restaurante La Parrillada. Es aquí donde tienen el único alojamiento del pueblo…Estamos calados y pensamos quedarnos. Pero al ver la habitación se nos quitan las ganas. Y mira que hemos dormido en toda clase de sitios…

Probamos suerte en la parada de buses hacia Colón ( todo esto bajo el diluvio universal ) y el conductor, al que levantamos de la siesta, se niega a llevarnos…No me extraña con las pintas que llevamos, embarrados y chorreando…

Al final, metemos las 2 bicis y el cargamento en el bus escolar amarillo y …ocupamos la mitad del bus. Menudo día…. Y eso que había empezado de lo más tranquilo…

Son dos horas de trayecto en el que la gente, sobre todo escolares que según entran, se nos quedan mirando atónitos. Hay que decir que los Panameños, se toman casi todo con muuuucha calma, pero el conducir el bus, no es una de ellas. Aún sentado, tienes que agarrarte porque te tiran al suelo.

Colon resulta ser una ciudad poco atractiva y que no nos da muy buen “feeling”. Las calles son oscuras y muchas de las casas parecen que se van a caer. Ademas nos damos cuenta de que mientras hemos estado en la costa de los mosquitos alguien se ha dedicado a sacarnos el dinero como una sanguijuela tras clonarme (Idoia) las tarjetas. Tras el disgusto aprovechamos para ir a ver las esclusas de Gatun.

ferry pasando por el canal...

Es realmente impresionante ver como pasan los barcos gigantes por el canal.

El canal de Panama...

Para superar el desnivel de 26 metros, hay 3 esclusas que se van llenando y vaciando para que así los grandes buques puedan pasar. Un dato anecdótico: para pasar por el canal de Panamá, hay buques que pagan mas de 250.000 euros!

Pedaleamos los últimos kilómetros por Panamá, camino a la capital. Por primera vez nos dicen que no podemos pedalear por la autopista por lo que a apenas 30km de llegar, nos vemos obligados a ir por la carretera secundaria. Cosa de la mala o escasa señalizacion acabamos otra vez en la autopista. Esta vez haciéndonos los longuis, conseguimos cruzar las 5 cabinas. La entrada no nos resulta complicada. Los próximos días los dedicamos a enterarnos de los vuelos y sus requisitos, ya que de barcos no queremos oír ni hablar!

Ciudad de Panama...

Las bicicletas y 2 de las alforjas están bien empaquetadas en las cajas y llegamos a la ventanilla de Copa Airlines, no sin antes sudar al ver que conseguir un taxi en Panamá es mas difícil que subir al Txindoki a la pata coja! Pues bien… se ponen peleones.. que si tenemos que pagar extra por las bicis, extra por cada alforja.. claro que la gracia esta en que cada bulto extra son 150$! Vergonzoso! Total que peleando y sacando las uñas conseguimos coger el avión que en 40 minutos nos lleva a Cartagena.

Nos vamos de Panamá con la sensación de que nos han querido engañar en la mayoría de los momentos.


Responses

  1. Apenas hoy vi este blog donde hablas en parte de mi corregimiento.
    Gracias! por habernos visitado.
    Fue una experiencia mas!
    No todas las personas son malas.
    que pena que le halla tocado un taxista sin escrúpulos.
    Dios los guarde!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: